La música litúrgica debe expresar adecuadamente el Misterio, captado en la plenitud de la fe de la Iglesia.

La música como parte de la liturgia ha tomado un lugar de relevancia desde los primeros años de la Iglesia. Fue herramienta fundamental en la conversión de las personas y en la consolidación del mensaje evangélico en las distintas culturas del mundo.

En varias partes de la Sagrada Escritura y algunos Padres de la Iglesia nos hacen referencia a la importancia del canto litúrgico. Dice el apóstol san Pablo a sus fieles, los cuales esperan la venida del Señor: “canten todos juntos con salmos, himnos y cantos espirituales” (Col.3, 16). “El canto es una señal de gozo del corazón” (cf. Hech.2, 46). “El cantar es propio del enamorado” o también la frase tan famosa de “quien canta ora dos veces” de San Agustín.

En este sentido la Iglesia fraguó en su historia una gran estima por el uso del canto dentro de las celebraciones litúrgicas, principalmente la Eucaristía según la forma de expresarse en cada pueblo y las posibilidades de la asamblea.

Desde hace muchos años en diversos documentos eclesiales se ha manifestado esta inquietud sobre la música sacra dentro de la liturgia. Así más formalemente comenzando por San Pío X y luego teniendo en cuenta en particular los pronunciamientos del Concilio Vaticano II, últimamente Pablo VI, Juan Pablo II y el actual Pontífice Benedicto XVI nos han recordado en varias ocasiones la valiosa función y la gran importancia de la música y del canto para una participación más activa e intensa en las celebraciones litúrgicas.

Estas enseñanzas del Magisterio ante todo subrayan que la música destinada a los ritos sagrados debe tener como punto de referencia la santidad, de hecho, “la música sagrada será tanto más santa cuanto más estrechamente esté vinculada a la acción litúrgica (Motu Proprio de San Pío X).

La importancia de conservar e incrementar el patrimonio secular de la Iglesia induce a tener especialmente en cuenta una recomendación específica de la constitución Sacrosanctum Concilium del Concilio Vaticano II: “Promuévanse diligentemente las scholae cantorum, especialmente en las iglesias catedrales”. A su vez, la instrucción Musicam sacram precisa la función ministerial de la schola: “El coro, capilla musical o schola cantorum merece particular atención por el servicio litúrgico que cumple. Su tarea ha cobrado mayor relieve por las normas del Concilio que se refieren a la reforma litúrgica; le corresponde cuidar la ejecución debida de las partes propias, según los distintos géneros de cantos, y favorecer así la participación activa de los fieles en el canto. Por tanto, (…) tiene que haber un coro o capilla musical o schola cantorum, formada cuidadosamente, en particular en las catedrales y demás iglesias mayores…”.

Teniendo en cuenta estas indicaciones y con el fin de incrementar la participación fructuosa en las celebraciones de todos los fieles hemos creado en esta Catedral Primada de Buenos Aires la Capilla Musical que animará las principales actividades litúrgicas en las solemnidades especiales del año y en la celebración de la Misa de 11.30 de cada domingo, memoria semanal de la Pascua. Asimismo en distintas oportunidades se ofreceran conciertos de órgano desde el esplendido órgano mayor o desde el órgano colonial, como también conciertos vocales animando también la contemplación y la oración en momentos distintos de la Misa.

La flamante Capilla Musical de la Catedral Primada está compuesta de la siguiente
forma:
Organista titular: Mtro. Enrique RIMOLDI
Director Coro Polifónico: Mtro. Felipe DELSART
Director Coro Litúrgico y Cantor litúrgico: Mtro. Horacio BADANO
Organista adjunto: Mtro. Felipe DELSART
Organista semanal: Sr. Marcelo PACE
Coordinador: Pbro. Lic. Alejandro RUSSO, rector.

El Coro Litúrgico está formado por aproximadamente treinta personas y el Coro Polifónico lo integran actualmente: Sopranos: Agnès PELÉ y Carolina FERNANDEZ; Contraltos: Julieta CAO y Daniela PRADO; Tenores: Horacio BADANO y Santiago PUSSO; Barítonos: Ariel MORANDO y Martín BREGANT.

Pbro. Lic. Alejandro G. Russo

 

Anuncios